Blogia
elwoman

Solamente

Aquí, una servidora, está amenazada de muerte por una ex pareja. Dejando a un lado si me lo merezco o no -frívola ironía negra versus heroína cocaína blanca más o menos pura-, quien vive esta situación en primera persona del singular yo mi me conmigo aunque sea ombliguista, puede permitirse sacar los pies del tiesto de cuando en vez al opinar sobre el tema (vale que cada caso es un  mundo y cada casa ni te cuento). Y puede, quien está amorosamente amenazada o mortalmente enamorada, hasta permitirse el lujo de ser incongruente e ir y presentar la otra mejilla y pedir el archivo del caso, la anulación de la orden de alejamiento. Y ahora va la tía y le quita la denuncia, pa matarla.

Se puede, como aquella furia de Perla Chaves, morir amando y amar matando y muriendo, aunque al amor así entendido no se le deba llamar amor. O tal vez sí. Sí, somos todos bastante complicaditos; entro yo y sálvese quien pueda.

Mañana voy y la quito. No me pregunten porqué.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres